En los últimos años, las señales del cambio climático se han manifestado de maneras imposibles de ignorar para cualquiera. Los residentes del Área de la Bahía han estado sujetos a semanas de cielos con humo, mala calidad de aire y calor intenso. Pronto el aumento de las inundaciones por tormentas y el aumento del nivel del mar se convertirán también en la nueva norma.

Algunas ciudades locales han demostrado un gran liderazgo reduciendo la contribución de nuestra región al problema climático. San José en particular ha adoptado un plan ambicioso llamado “Climate Smart San José” que convierte a la ciudad en pionera en la reducción de emisiones de carbono. Si bien planes como estos son esenciales para mitigar los impactos del cambio climático, muchos de los efectos ya están en nuestras puertas y no desaparecerán pronto. A medida que avanzamos hacia este futuro tumultuoso, ciudades como San José deben ir más allá de la mitigación e implementar de inmediato estrategias para adaptarse a los impactos climáticos que ya están aquí. Estas estrategias deben centrarse en la equidad, asegurando que las comunidades más vulnerables a los impactos climáticos cuenten con recursos y sean resilientes frente al cambio climático.

¿Qué es infraestructura verde?

Afortunadamente, sabemos que las soluciones basadas en la naturaleza, como la ecologización urbana, brindan estrategias de adaptación climática efectivas y necesarias que las ciudades pueden implementar desde ahora.

La topografía de la ciudad de San Jose, la hace aún más vulnerable. El aumento de las precipitaciones y el aumento del nivel del mar conducirán a inundaciones más frecuentes, dejando a muchas comunidades vulnerables. El aumento de las temperaturas también amenaza a los residentes con efectos abrasadores de islas de calor urbanas. A medida que aumentan las temperaturas, las extensiones de pavimento asfaltado y concreto retienen el calor y elevan la temperatura de la ciudad más allá de los niveles saludables.

Es por eso que advocamos para que San José emplee la ecologización urbana de múltiples beneficios para hacer que la ciudad sea más resistente a los peligros climáticos y a la misma vez, proteger a sus comunidades de manera equitativa.

Agregar elementos verdes como árboles, jardineras y otros elementos naturales para crear calles verdes maneja mejor los impactos de las inundaciones y mejora la calidad del agua en la Bahía al permitir que las aguas pluviales se absorban y se filtren naturalmente a través del suelo. Reemplazar secciones de concreto y asfalto con vegetación urbana también protege a los residentes de las altas temperaturas y mejora la calidad del aire.

Infographic of road, sidewalk, and houses with green infrastructure elements: rain gardens, tree & planter boxes, bioswales, stormwater curb extension, green roofs    
Izquierda: Jardín de lluvia de bioretención a lo largo de Autumn Parkway.
Derecha: Jardín de lluvia y adoquines permeables en Sunol St.

Crédito: Ciudad de San José
Traer de vuelta la naturaleza a los entornos urbanos no solo nos ayuda a adaptarnos al cambio climático y a mejorar la calidad del agua en la Bahía. La ecologización urbana también mejora la calidad de vida de los residentes al reinventar los espacios públicos y alejarse de las calles que solo funcionan para dar servicio a los automóviles. San José ya se encuentra en medio de la elaboración de planes para ampliar el acceso y la seguridad de los ciclistas y promover vecindarios transitables construidos alrededor de “pueblos urbanos”.

Elementos ecológicos urbanos pueden mejorar estos planes, haciendo que las calles sean más seguras y atractivas, al mismo tiempo que se mejora la resiliencia climática de la ciudad. La urgencia de estos enfoques complementarios se ha vuelto aún más evidente desde el 2020, cuando las restricciones de viaje del COVID-19 durante la ola de calor del verano aumentaron la conciencia entre los residentes de San José y en toda el Área de la Bahía sobre la necesidad y la importancia de vecindarios verdes y más transitables.

¿Cómo hacemos que esto funcione?

Primero, el Concejo Municipal de San José debe respaldar la ecologización urbana como una visión resistente al clima para el futuro de la ciudad. Luego, la ciudad debe crear una estrategia de implementación integral para iniciar la ecologización urbana y garantizar que estos beneficios se distribuyan de manera equitativa. La implementación de la ecologización urbana en las áreas de mayor necesidad ayudará a las comunidades a desarrollar resiliencia a los impactos climáticos. Finalmente, la ecologización urbana debe integrarse con otros planes de desarrollo de carreteras y vecindarios, como los planes de seguridad para ciclistas y peatones y las aldeas urbanas. “Climate Smart San Jose” debe incorporar la ecologización urbana y otras adaptaciones basadas en la naturaleza además de sus estrategias de mitigación actuales. Esta integración multifuncional de ecologización urbana permitirá a San José alinear de manera eficiente sus procesos de diseño y construcción, competir por fondos estatales y regionales y obtener el máximo beneficio comunitario al menor costo para los residentes de San José.

Los efectos del cambio climático son más visibles que nunca. California es consumida por incendios forestales y sequías cada verano, las temperaturas aumentan constantemente y el aumento del nivel del mar amenaza a las comunidades del Área de la Bahía. Adaptarse al cambio climático ya no es una opción; los líderes de la ciudad deben comenzar a enfocarse en soluciones de resiliencia climática. La ecologización urbana ofrece una de las formas más efectivas y de múltiples beneficios para que San José se prepare para la nueva realidad de un clima cambiante, proteja a los residentes y negocios y haga de la ciudad un lugar más atractivo para vivir, trabajar y divertirse.

Justin is the Policy Fellow at Save the Bay.

Justin is the Policy Fellow at Save the Bay.